Este fin de semana comenzó a circular por las redes sociales el vídeo más reciente de El Clubo, el del tema titulado Descarado, que aparentemente fue lanzado hace algunos años. Lo cierto es que fue por este nuevo vídeo que varias personas llegaron a escuchar la canción.

El Clubo demuestra sin lugar a dudas con este tema —y lo reafirma con el videoclip— de qué están hechos: ignorancia, machismo y arrogancia. Las letras de este tema son tan profundas como las de un reggaetón.

El video

Desde el inicio, se cosifica a una mujer, mostrándola como un puro objeto de deseo sexual; se le coloca de forma gratuita dentro del escenario, tocando una guitarra. O ¿será que es la nueva guitarrista? Y, si lo es, ¿se prestó a esto? O ¿será que la única forma en que una mujer puede estar tocando la guitarra en esta banda es en plataformas, traje de baño y con dos kilos de maquillaje? Absurdo, ofensivo y retrógrado.

Pero la sorpresa para todos aquellos espectadores que ya salieron de la edad de piedra no termina ahí. Las sospechas de quien ya se sentía alertado por un inminente atentado contra la dignidad humana y específicamente la femenina, son confirmadas cuando el vocalista lo grita a viva voz: “Soy un descarado, no lo puedo negar, pero así les gusta [a las mujeres], lo sé […] y es que así son todas para mi [las mujeres]”, entre otras frases peores.

Descarado, de El Clubo

Frame del video Descarado, de El Clubo, tomado de Youtube.

Al ver este videoclip, Evelyn Price, actriz que recientemente presentó la obra Anatómicamente Correcto, donde se condena la violencia contra la mujer, opina que “hablar de la mujer como objeto sexual es violencia, al decir claramente ‘tómate un vino, no más, tómate los que quieras, igual sabes bien que me voy a aprovechar de ti en la cama’, se está hablando de abuso sexual, no encuentro nada que no sea violencia contra la mujer en esa canción”.

No cualquiera se presta a apoyar una causa de discriminación. Aunque la responsabilidad máxima la tiene el autor de la letra, el nivel de pensamiento de los realizadores del vídeo se refleja directamente en el resultado del mismo y el vídeo muestra imágenes claramente intencionadas a promover la objetivación de las mujeres.

Descarado de El Clubo

Frame tomado del vídeo Descarado de El Clubo

Palabras como “sex” (sexo en inglés) aparecen en la pantalla. El propio cantante es mostrado “mutando” de rostro a algunas de las más deplorables figuras – entre ellas se sugiere la de un terrorista que, aunque esta no fuera la intención inicial, es el resultado de pensar poco en el significado de lo que se va a mostrar-. Hay también alusiones directas a la represión femenina, pues se le llega a mostrar incluso a la chica cubierta completamente por un velo.

Por si no fuera suficiente y por si a alguien no le quedó claro, el plano final es una obra de arte de las más profundas, de aquellas que ni a Lynch y Jodorowsky juntos se les hubiera ocurrido en 30 años de meditación: un calzón que cae a los tobillos de la mujer, sugiriendo que está lista para entregarse sexualmente a este “macho descarado alfa”. Asqueroso, repudiable.

Descarado, de El Clubo

Frame tomado del vídeo Descarado de El Clubo

Todos somos responsables

No hay quién se salve, aunque esta no fuera la intención inicial de la banda, con canciones y producciones como esta se fomentan la violencia contra la mujer y el machismo. Esto es considerado una grave violación a los derechos humanos y en muchos países -nos falta mucho para esto-, un acto como este podría ser llevado a los tribunales.

Ajelandra Garavito, del Centro Formación-Sanación e Investigación Transpersonal Q’anil, opina al referirse al video: “El problema radica en que siempre hay más de fondo de lo que vemos. Cuando alguien en los medios de entretenimiento planea una postura sin comprender la repercusión del contenido y cómo éste le da forma, acepta y legitima una realidad de violencia cotidiana contra las mujeres; existe una burbuja ególatra sobre sus pensamientos que será copiada por quienes no tienen las herramientas para notar que esto no es solo una canción, es un aliento a todo aquel hombre que valora su masculinidad como un rol de poder sobre las mujeres. En la lucha contra la violencia de género, este video nos muestra que existe una resistencia muy fuerte a los cambios que poco a poco se están concibiendo. Por la dignidad de este país, es inconcebible que busquemos justicia por las mujeres de Sepur Zarco, pero escuchemos ‘Descarado’ por la radio”.

Descarado de El Clubo

Frame tomado del vídeo Descarado de El Clubo

Esto es un insulto al pueblo de Guatemala. Ojalá que se disculpen públicamente con todas y todos los guatemaltecos por incitar a la violencia, por insinuar que somos un pueblo retrógrado, inculto y bárbaro. Cuando se tiene un gran alcance público, hay que considerar la responsabilidad de los mensajes que se transmiten. Somos responsables todos de denunciar y de exigir que no se contamine a nuestra sociedad con este tipo de pensamientos.

 

Véalo usted:

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=M7c6ujKdJ0E[/embedyt]