Juan Carlos Lorenti (1993), es un joven escritor y fotógrafo. Recientemente ha concluido sus estudios en La Fototeca y su trabajo es parte de la exposición Dimensiones Abiertas, instalada en la galería Fotogropía. También ha realizado estudios de psicología industrial y clases de dibujo y pintura en la Universidad Popular.

La fotografía de Lorenti se enfoca en los retratos, sus conocimientos en psicología ayudan a que su trabajo esté inmerso en el entorno social de los personajes que retrata. “Hasta este año llevaba mi trabajo fotográfico como una parte de mi vida que sentía que mostraba a una persona respetable, por así decirlo. Me enfocaba mucho en la problemática social en la niñez, buscando momentos bastante cándidos. Mientras que lo que escribía me hacía sentir mal conmigo mismo, creía que era bastante oscuro o morboso. Pero en este momento de mi vida, ya no me interesa seguirme escondiendo y poco a poco voy encontrando un balance entre la fotografía y la escritura. He aprendido a aceptar muchas cosas de mí mismo y creo que se empieza a notar en todos los ámbitos de mi vida. Me gustaría sacar un libro con mis textos y fotos el próximo año”, explica Lorenti cuando habla sobre algunas de las diferencias que existen en las disciplinas que trabaja.

Al referirse a algunas de las principales influencias y referencias para su trabajo cita a los fotógrafos Araki, Ren Hang, Shizuka Yokomizo, José Castrellón, Juan Diego Valera, Nan Goldin y Philip-Lorca DiCorsia. Respecto al trabajo de escritores contemporáneos, hace referencia a textos de Mario Paniagua, Joss Pinto, Juan Diego Vizcaino y David Pellecer.  

En esta edición de FotoVisor, JC Lorenti comparte no sólo su trabajo visual, sino algunos poemas de su autoría.

 

Nagasaki.

Esperar y esperar en vano por alguien que brille distinto bajo la misma luz. Bombardean la ciudad, me doy cuenta, no vas a contestar.

Llegó el fin del mundo, no contestaste el celular.

Salto por la ventana, corro ensangrentado por las calles,

no contestaste el celular.

Nunca contestaste ese puto celular.

Noches enteras en vela, esperando un maldito mensaje,

infinitas imágenes de tetas y gatitos.

Nunca contestaste ese puto celular, ese pinche celular.

Se me ilumina la cara con la luz de la pantalla,

no vas a regresar.

Caen las bombas, llueve fuego, no vas a contestar.

Desperdicié mi vida esperando una estúpida señal.

 

Ya no creo en las que son lindas con todo el mundo,

por mujeres así caen bombas en la ciudad.

8470235696_cfe615f78f_o

Esta fotografía forma parte de una serie realizada en Japón donde Lorenti buscaba expresar el miedo sobre una vida descolorida y sin sentido.

 

Cantos de una generación triste.

Es mi vida la vida que mis padres no querían para mí

Esta vida de bares y desperdicios

Esta vida de bohemios e izquierdistas

Vagos putos drogadictos locos

 

Llegar a casa por la madrugada del jueves

Evadir el culto del domingo

Todos tenemos diferentes dioses

 

Otra vez chocar el carro

Otra vez abortar con tu novia

Otra vez tener que vender coca

 

Es mi vida la vida que mis padres no querían para mí

Esta vida de artista fracasado y antecedentes penales manchados

Esta vida de peleas en parqueos y dientes rotos

Vatos dealers cholos e inocencia perdida

 

Huyendo de casa el martes en la tarde abandonando la universidad por siempre

Todos tenemos otros intereses

 

Otra vez perder más tiempo

Otra vez intentar publicar un libro

Otra vez tuve que apuñalar a alguien.

8653477809_8c659e5710_o

Invitación V.

Vamos. Traiciónate a ti mismo. Aunque sea solo un poco. Vamos. Verás como se siente. Vamos.  Arruinate solo. Cierra los ojos. Vamos. Verás como le agarras el gusto. Como un perro a la sangre. Muerde tu propio cuello y dale un sólo tirón. No lo pienses. A este mundo no se vino a ganar. Así se vive mejor. Vamos. No te creas tan especial. Verás cómo todas esas noches encerrado en la penumbra irán desapareciendo una a una. Vamos. Traiciónate solo. Arréglate para los demás. Ruega por tu vida. La existencia sólo es plena de rodillas. ¿No estás harto de nunca encajar? Vamos. Quiero ver cómo se apaga el brillo de tus ojos. Toma la manzana y llévala a tu boca. Sin pensar. Tu estilo no es tan original de todos modos. Quiero ver esas venas abiertas. ¿Cuándo vas a ser todo lo que tus ancestros querían de ti? Vamos.

 

Quauhtemala

Vivir en Guatemala es morir en Guatemala.

Ellos que dice que no aman a su país pero beben de su seno,

ellos que le besan los pies a esta prostituta en llamas.

 

Todos ardemos en este infierno.

Ayer me pusieron un cepo, no es que no haya visto la línea roja.

La confundí con sangre.

 

Vivo en la tierra del eterno “tum tum tum tum, el celular hijo de puta”.

Muero en la tierra del eterno “pa pa pa pa, de plano se la echaron por puta”.

Cierro los ojos y espero por mi entierro,

Guatemala planta carnívora que posa como una orquídea.

Eres la vulva que me emascula.

La nodriza que me cortó las alas.

 

Las siguientes fotografías forman parte de una serie en la que el artista contactó a varios(as) jovenes mediante la aplicación Tinder para realizar 19 retratos en 3 meses.

tinder_acampos tinder_alex

http://www.jclorenti.com/