Por Fabrizio Quemé
Deslizar hacia arriba, deslizar hacia abajo
[Las actualizaciones comienzan a aparecer]
-Selfie en traje de baño, acompañada de una frase inspiracional de Pablo Coelho.
-Fotografía de comida costosa en un lugar pretencioso y excluyente.
#RenunciaYa, #YoNoTengoPresidente, #NoLeToca; hashtags utilizados desde la comodidad de un sofá o un cubículo de trabajo.
Deslizar hacia arriba, deslizar hacia abajo
[Las actualizaciones comienzan a aparecer]
-Filtro para esconder la arruga, filtro para aclarar la piel, filtro para embellecer, filtro, filtro, filtro…
-Selfie con el novio/la novia, acompañada de una frase cursi y más gastada que las canciones de Arjona (Para fingir el amor perfecto).
-Meme racista/homófobo/machista/clasista utilizado como indirecta hacia alguien de la lista de “amigos”.
-“Dios te ama”, “Dios te odia”, “Dios te aborrece”, “Dios ayúdame”, “Diosito lindo”, “Dios castiga”, “Dios Perdona”, “La Furia de Dios”…
 
Deslizar hacia arriba, deslizar hacia abjo
[Las actualizaciones vuelven a aparecer]
-“De vuelta al gym”, selfie en frente a un espejo, con ropa deportiva y luciendo escasos resultados de las rutinas de ejercicios y caros suplementos alimenticios.
-Cadenas de oraciones: Like si crees en Diosito, Likes para que el perrito con tres ojos se salve, likes para que el hambre en el mundo termine…
-“Huevones, que vayan a trabajar en vez de protestar, me afectan en mis labores” (Sujeto asalariado, clase media-baja, defendiendo al capitalismo).
[Compartir][Me gusta][Compartir][Me Gusta][Compartir] …
🙂 *_* 🙁 XD :p LOL LMAO :O XO
 
¿Esto define en realidad nuestras vidas? ¿Nos retaremos a ir más allá de las condiciones de este mundo virtual y tecnológico?
 
La contraparte:
Sentirnos bellos(as) sin necesidad de aprobación de los demás, disfrutar de la comida sin que esto sea un sinónimo de estatus social, salir a las calles y protestar e ir más a allá del ciberactivismo; respetar nuestras diferencias raciales, sexuales y sociales; Apreciar a nuestra(s) pareja(s) sentimentales en el mundo real y no solo para guardar apariencias; orar o rezar si es esta nuestra creencia, pero sin fingirlo, sin pretender ganar el cielo sino por convicción personal; Buscar el afecto, la comprensión y la colectividad en el mundo “real y tangible”.
Y sobre todo leer más allá de un titular llamativo, informarnos y cuestionarlo todo.