Celestina de la Cruz es una joven escritora guatemalteca cuyo trabajo poético tiene un carácter íntimo e introspectivo. Comenzó a compartir sus escritos en 2011 en Poetry Slam Guatemala, experiencia que ha aportado a su aprendizaje.

“Escribo desde pequeña, cuando lo hago encuentro el balance perfecto entre dolor, alegría y una que otra mentira”, comenta Celestina de la Cruz sobre su poesía, la cual ha sido compartida en festivales como 100 mil poetas por el cambio, Poetas por Km2, Grito de Mujer y en espacios radiales como Ingeniería con sentimiento de la USAC y Entretiempo Bahia, de Argentina.

También contribuyó con el proyecto, Comik Itzá, el cual incluyó su trabajo en el documental: Spoken Word, presentado en la ciudad de México en 2012. Actualmente trabaja en un proyecto de edición de audio y video, con enfoque creativo.

A continuación algunos de sus trabajos que ha compartido con GT Cultura:

 

Paraíso Incomprendido

Aunque estoy increíblemente elevada

Mi cuerpo aún se arrastra por el suelo

Haciéndome mil trizas, rascándome los sesos

Envuelta en la misma polémica de Alicia

Arrancándome las raíces que me inician

Heme aquí tontos espectadores

Heme aquí ignorantes, mal informados

Bienvenidos al fanatismo de lo ilícito.

 

 

Mi Cruz

Dejé de rayarme los brazos

Y empecé a trazar cicatrices a la memoria,

Siguiendo el paso del sentido mutuo de un conjunto alborotado.

Como quien no se da cuenta

Que lo que se lleva a la boca son demonios disfrazados de pastillas.

Nos dejan dormidos,

Ciegos

Atrapados

Mutilan la individualidad e injertan la dependencia

Por un lado tenemos al humor tétrico, que en todo tiene que ver con la familia

El amor, la sagrada consagración,

La unión de un matrimonio,

La falsedad de los pies

Que todo marca cuando caminan.

Ya me sé de memoria del guion y la maldita escena:

Vas

Vuelves

Y vas.

Fotografía por Carlos Caal

Fotografía por Carlos Caal

Quizá no sea un Escape, Puede que solo esté Aburrida

 He aquí la patética escena de una niña intentando escapar de sí misma,

A estas alturas no es relevante pensar si el suicidio es un acto de cobardía

Si mi demencia Sres. Es una enfermedad, una discapacidad o habilidad mental

Quisiera tanto poder transmitir las ganas que tengo de volar cabezas y cerrar los ojos con la mueca marcada que simboliza el terror.

Y es que la felicidad compañeros míos,

No es más que un espejismo perdido entre los seres incomprendidos

Que no refleja más que seres estúpidos que creen estar vivos.

 

Vagabundos

 Eran dos cuerpos vacíos

Con una misma dirección

Camine unos pasos hacia adelante

Desvié la mirada

A 5cm sus labios me buscaban

Era como un manojo de esperanza ya muerta

Como una herida de ilusión supurando decepción

Claramente se veía como el viaje de aquel líquido transparente el alma le absorbía

Henrix acompañaba sus versos y este par de ojos chinos no alcanzaban para contemplar el espectáculo.

Ya no quedaba fuerzas para acabar el camino

Vacío el alma

Gota a gota

(Ya nadie pensó en mí)

¿Cuántas vidas habrán tenido nuestra esperanza?

¿De cuántos sueños abusaron para para acabar con la inocencia?

¿A cuántos ángeles mataron para dejarnos sin calma?

Dulce veneno, maldito y confuso

Boto la sonrisa y apago la mirada

Los recuerdos se rompen y de nuevo el miedo

De saber realmente lo que sos

Ojala pudiera censurar la demencia

No haberme quedado estancada en el periodo anarquista de mi conciencia

Definir la muerte como lugar de estar y no como un hecho

Entonces se convierte ficticio el concepto de vivir sin tener que empezar a morir

Pues es inevitable cuando naces adicto a tus propias fantasías.

 

Que no estés

Con el estómago lleno

Y no precisamente de comida

Porque he llevo la mitad de la vida tragándome las emociones

Y enterrando el rostro siempre en la misma almohada.

Mi cabeza maquina cortos de terror donde vos sos protagonista

-Arañazos

-Desconsiderada

-Idiota

-Malagradecida

Si soy tu conejillo de indias

Tu borrador

Tu croquis abstracto de frustración

Un cuaderno en blanco como soles decir.