Carta no.712
inventó un suspiro por las noches
y creo un canto por las madrugadas,
acompaña el rasgueo de mi guitarra,

envuelve el sonido de mi alma.

Danza frente al piano mientras encuentro,
la armonía, diosa de toda melodía,
compongamos juntos esta aventura,
entenderé la partitura en tu cuerpo.

Como buen poeta, recordare la luna,
Y haré énfasis en el oceano que es tu cintura,
mientras la noche se hace reina en tu cabello
y el amor director en la orquesta.

 

Diez horas

Son diez horas de muerte silenciosa,
de decir adiós al día y sacrificar mi tarde,
de marchar al compás del reloj,
de ser uno más del montón.

Olvide mis deseos por buscar el complejo
del hombre común, del ser trabajador,
asfixió mi noche para comer y pagar mis sueños
por que una deuda vale más que una meta.

Máquinas formadas para olvidar,
producidas de veinticinco el paquete,
pintadas de gris conformidad las pupilas
y de negro el color de mis días.

Mi nombre es rutina y me apodan vida,
acabo con tu estabilidad mental
y todos lo llaman salario quincenal,
Soy dios y por diez horas cinco días eres mi esclavo.

Poetas

A veces pienso que soy el ultimo hombre en la tierra,
que los valores y la humildad se han perdido,
de la mano con la formalidad y el respeto estos
se pegaron un tiro o tal vez simplemente saltaron.

Que el amor y las rosas decidieron morir abrazados,
¿es acaso un adiós lo que escuchó? No lo sé,
y no es que esté vaquero quiera ser el dueño del rodeo,
es solo que después de cada presentación me doy cuenta.

Que hoy una princesa es una espina y cada caballero un cobarde,
que en la búsqueda del difunto amor nos hemos perdido,
Degradados entre tendencias y la sociedad, artistas marchitos,
Damas congeladas y nobles marginados…

Recordarnos pues, como el ultimo esfuerzo de lo que pudo ser,
si me sigues viendo así no es que sea ingenuo o empedernido
es solo que sigo siendo el ultimo en pie, o eso quiero creer…

Torres

Torres de alto y fino tallar
orgullosas cuentan la historia
de diablos y guitarras errantes,

de peligro y mares helados.

Historias que al ser escuchadas
reviven la magia de un escenario,
improvisación de un mago ser,
historias de antaño y empatia.

Torres de alto y fino tallar
sosteniendo el peso, vida,
cantando sonetos, haciendo bosquejos
noches de reír, hermanos del camino.

Juventud, inocencia mia, adiós,
danzante mujer ¿las recordaras?
torres que sonriendo juraste tu,
de mundos y dioses ajenos, yo.
convivieron cual vida atras.

—-

—-
Robert Monroy

Músico profesional y escritor. Ha participado  en Poetry Slam Guatemala, actualmente dirijo una sección de poesía, “Poetas sin fronteras” del canal de Youtube: RobertMonroyMusic.