Viaje a Ítaca: Oyonïk de Julio Cúmez / Por Edwing Marroquin

 

Oyonïk de Julio Cúmez (San Juan Comalapa, Guatemala 1995)  es consecuencia del tiempo. Sus versos, tan simples en su estructura y tan complejos en su temática, son muestra de la capacidad del autor sobre el  conocimiento que posee de la poesía y lo que con ella se debe decir.

Cúmez busca una expresión precisa y justa, sin adornos barrocos, para lo cual utiliza el lenguaje coloquial sencillo del hombre común. Libro de búsqueda y reconciliación según su autor, Oyonïk se nos presenta como “una ofrenda / de la vida a la muerte” que nos permite ser participes de las palabras. Los poemas están impregnados de nostalgia, incomprensión y congoja, tonos que elevan los versos a elegía.

Es fácil reconocer las influencias estéticas de Luis de Lión, Carlos Zipfel y Roberto Obregón en la poesía de Cúmez; identificar que la sencillez en la palabra posee más fuerza que el artificio de la simulación.

Lo sorprendente de leer Oyonïk, es percatarnos que estamos frente al primer libro publicado de Julio Cúmez y que demuestra la capacidad estética del autor como poeta.

 

Edwing Marroquín. Licenciado en Letras por la Universidad de San Carlos de Guatemala. Co –editor de la revista Mandrágora. Ha publicado cuentos y poemas. Lector.