La temporada teatral de El Santo de Fuego dio inicio este martes 16 de agosto en el Teatro Dick Smith del IGA (Ruta 1 4-05, Zona 4). La obra, adaptada y dirigida por Guillermo Monsanto, es basada en la obra homónima del ilustre Mario Monteforte Toledo.

Monsanto trae de vuelta a los escenarios una joya de la dramaturgia guatemalteca, presentada por primera vez hace 30 años en la Gran Sala del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, ocasión en la que el propio Monteforte Toledo le pidió a Efraín Recinos colaborar con la escenografía de la obra.

En esta ocasión, Monsanto dedicó la obra al sobrino de Monteforte Toledo, José Toledo Ordoñez —Pepo Toledo—, quien a su vez estuvo a cargo de la escenografía, destacando en este trabajo un imponente ostensorio que representa a lo largo de toda la obra la autoridad eclesiástica española, casi totalitaria, de la época.

El Santo de Fuego, de Mario Monteforte Toledo, en el Teatro Dick Smith. Dirección de Guillermo Monsanto. Fotografía: Pablo Segura

El Santo de Fuego, de Mario Monteforte Toledo, en el Teatro Dick Smith. Dirección de Guillermo Monsanto. Fotografía: Pablo Segura

Ambientada en el siglo XVI, la obra se enfoca en retratar la personalidad y lucha del proclamado “Protector de los Indios”, Fray Bartolmé de las Casas, interpretado por Vallardo Díaz. El historiador y reformador enfrentará las adversidades ideológicas de la corona española a su lucha por promover los derechos—entonces casi inexistentes— de los “indios”, contradiciéndose al mismo tiempo por proponer como solución al fin de los tratos inhumanos, la utilización de mano de obra africana, por ser “más resistente y efectiva”. De ahí su nombre: El Santo de Fuego.

En esta versión sintetizada de El Santo de Fuego, Monsanto conjunta en ocasiones a varios personajes de la obra original en uno solo, como es el caso del personaje interpretado por Helena Solares, que simboliza la autoridad político-eclesial y su influencia en la ideología inhumana y cruel de que fueron víctimas durante la conquista los habitantes del “Nuevo Mundo”.

Helena Solares no deja de sorprender con sus maravillosas interpretaciones. Esta vez no solamente encarnó un personaje masculino, sino que al final de la obra se dio a conocer que recién se recupera del dengue, lo cual pasó completamente desapercibido y no fue impedimento para sorprender con la interpretación de este complejo personaje.

El Santo de Fuego, de Mario Monteforte Toledo, en el Teatro Dick Smith. Dirección de Guillermo Monsanto. Fotografía: Pablo Segura

El Santo de Fuego, de Mario Monteforte Toledo, en el Teatro Dick Smith. Dirección de Guillermo Monsanto. Fotografía: Pablo Segura

Con producción de Luis López Bautista, la obra cuenta con un nivel técnico-artístico de primera categoría. El Santo de Fuego, de Monteforte Toledo, fue tratado en esta puesta en escena con todo el respeto que merece, desde el vestuario y el maquillaje hasta la iluminación y la elección del elenco. La obra es, sin duda, imperdible.

El elenco de El Santo de Fuego está conformado por Byron Cazali, Vallardo Díaz, José Mario Massella, Renato Martínez, Helena Solares, Jorge Archila, Hálloran Muralles, Carlos Orellana y Moisés Bautista.

La temporada de teatro contará con funciones los martes y miércoles 16, 17, 23, 24 y 30 de agosto, así como 6, 13, 20, 27 de septiembre, todas a las 20:00 horas. Las entradas tienen un valor de Q80.00 y pueden adquirirse a través del sitio http://www.culturales.iga.edu

 

El Santo de Fuego, de Mario Monteforte Toledo, en el Teatro Dick Smith. Dirección de Guillermo Monsanto. Fotografía: Pablo Segura

El Santo de Fuego, de Mario Monteforte Toledo, en el Teatro Dick Smith. Dirección de Guillermo Monsanto. Fotografía: Pablo Segura

Sinopsis

Fray Bartolomé de las Casas se presenta en esta obra como un personaje contradictorio. Por un lado, defendía el alma de los indígenas, por el otro creía que los esclavos africanos que vinieron a América con los españoles se podían explotar en trabajos forzados hasta el agotamiento y, posiblemente, la muerte.

La obra es una crítica de Monteforte Toledo a la cultura invasora, los despiadados métodos de colonización, encomienda, explotación y expropiación a la que fueron sometidos los habitantes del territorio americano.

Se presenta aquí a Fray Bartolomé como un hombre tremendamente humano y, a la vez, celosalmente santificado, de ahí el nombre de “El Santo de Fuego”. Una trama particular que desvela, según Monteforte Toledo, la naturaleza de un religioso relacionado con los inicios de la conquista del Nuevo Mundo y las injusticias que correspondieron a la invasión española en éstas tierras. Una obra que relaciona a personajes históricos determinantes en la evolución cultural de Mesoamérica. Esta propuesta revela los intereses políticos, económicos y religiosos de la época que se manifiestan en la germinación de la cultura sincrética que somos hoy. Fray Bartolomé de las Casas, idealizado por unos y satanizado por otros, es un hombre de finales de siglo XV y principios del siglo XVI cuya esencia moral es un reflejo de su tiempo, así como los términos utilizados para referirse a las comunidades.

En el contexto actual, el personaje puede parecer un bárbaro más. Su visión del alma indígena contrasta con su sentimiento hacia los africanos a su servicio.

Facebook: https://www.facebook.com/El-santo-de-fuego-guatemala-107448742952254/ Twitter: @elsantodefuego Instragram: @elsantodefuego