Lupanar Poético funciona desde hace unos meses como un pequeño espacio en linea dedicado a la poesía, bajo un nombre poco usual, que hace referencia a las casas de lenocinio surgidas en la Antigua Roma. La razón de elegir este nombre es otorgar una nueva connotación a una palabra en desuso para denominar a un espacio donde se puede acceder a la poesía.

La idea del Lupanar Poético se inspira en proyectos similares de las ciudades de Nueva York (Poetry Brothel) y Barcelona (Prostíbulo Poético), iniciativas que combinan elementos como el cabaret, poesía y el happening bajo el concepto de un burdel. Estos también ofrecen talleres y eventos relacionados de la poesía y editan anualmente un libro que reúne los mejores poemas de sus participantes.

Actualmente Lupanar Poético opera en el anonimato, bajo seudónimos, ya que es la primera fase de un proyecto que tomará otra forma en 2017. Los poemas que se comparten en el espacio, no son necesariamente de carácter “erótico”, estos abordan otras temáticas como la existencia, la melancolía, la memoria y muchos otros más.

Los poemas suelen ir acompañados por collages o fotografías alusivos al tema, incorporando colores e imágenes que brindan un soporte visual a los textos. Del proyecto también colaboran escritores(as) quienes comparten sus poemas, que van en la misma línea del Lupanar Poético.

poemas

I

Siempre supo que marcharse era mortal, pero también sabía que no podía irse porque nunca hubo un lugar en el que haya estado antes, ni donde permanecer, entonces se llamó vagabunda y ahora permanece, la luz errante…

Mesiánica.

II

La verdad es que a cualquier cosa la llamas, amor,
a cualquier cosa la bautizas como poema,
a cualquiera lo nombras como poeta o trovador
y yo sigo tocada por Dios…

Mesiánica.

III

Tú a cualquier cosa la llamas porno, a cualquier cosa le llamas patria y la única patria que yo conocí, fue la que inventé en tu vientre, en tus costillas, en tu clavícula, en tu ombligo y en tu tórax.
Sagrario

IV

El cielo conjuró con el infierno
el matilisguate suicida a sus flores de nuestra ausencia
y el miedo nos hace coexistir
existo en el paliativo de la memoria de tu perfume
a panela
a clavo de olor
cardamomo y mirra
y en los silencios que no quería que rompieras.

Lirio.

V

Me gusta cuando somos una sóla ciudad de olores,
como si fuéramos el mismo parque de hace diez años,
el reflejo de las luces del callejón que siempre tuvo una salida,
casi como si nunca hubiéramos abandonado nuestra ciudad,
la ciudad de los cantos amargos,
de las pieles tibias y brillantes
y de la dulzura del grito de mis entrañas.

Sagrario

VI

Ya no seré más la profecía del amor consumado,
mi fe en el mito de la piel abrirá un libro de memorias dudosas,
la fantasía se convertirá en una flor seca a la orilla de la Luna
y entonces el tiempo empezará a escribir poemas de arrepentimiento y de culpa. Aún así te conservaré como mi embajada de la ternura.

Sagrario

Lupanar Poético en la red: http://bit.ly/2i8yIWM