“Un 8 de marzo quise ser hombre” es un proyecto del movimiento Lisístrata, un colectivo de mujeres y artistas que buscan llevar a la escena teatral las problemáticas actuales e históricas que la mujer vive, además de que busca realizar talleres de teatro como una herramienta de vida, entre otros, con mujeres en colegios, escuelas, barrios, plazas y comunidades. Esta obra de teatro será el primer proyecto en salir a luz y dar a conocer dicho movimiento.

Un 8 de marzo quise ser hombre utiliza los textos “8 de marzo”, de la escritora nicaragüense Gioconda Belli y “Una vez quise ser hombre” de la escritora mexicana Rosa María Roffiel, adaptados y entretejidos con textos de Emy Coyoy.

Entre las intérpretes de la obra, se encuentra María Canahuí, quien es actriz de teatro desde hace 4 años, estudió arte dramático en Universidad Popular, mismo lugar en donde participó en 7 obras de teatro, también ha participado con otras compañías teatrales emergentes tanto como de gran trayectoria. Ha participado en Festivales Universitarios y Teatrales en Costa Rica y presentó su propio trabajo de actuación y texto con el monólogo “Silencios de Mujer”, también presentado en diversos espacios de Guatemala.

También destaca la actuación de Leslie Barahona, actriz egresada en el 2016 de la Escuela Nacional de Arte Dramático, ha participado de obras de teatro en temporadas y festivales nacionales, aunando siempre a sus personajes su habilidad y amor por el arte circense.

Sinopsis

Dos personajes esperan su regreso a un lugar indefinido, donde tendrán la oportunidad de rehacer sus vidas, ahora con todo lo que han aprendido de las extensas reflexiones a las que cada día se someten. Los dos seres femeninos hacen un recuento de lo que hicieron en su vida mientras se dejan abrazar por los recuerdos y los traen a su presente incierto.

Ambas mujeres representan distintas etapas en los niveles de conciencia grupal, en donde una aprende por medio de la experiencia vicaria y la otra ofrece su conocimiento con sabiduría maternal. Hace énfasis en la intervención femenina en las culturas, tratando de desentrañar los conflictos de género desde una perspectiva interna, desde lo que anhelan las mujeres dentro de su ser, cómo ven el mundo y cómo buscan resolver las problemáticas que les atañen.

La única presentación de “Un 8 de marzo quise ser hombre” se lleva a cabo el jueves 30 de marzo En el marco del festival de teatro independiente que organiza Gulturala, en Centro Cultural La Casona (3 calle 3-59 zona 1, Ciudad de Guatemala). Hora 20:00 hrs. Aporte Q20.00